Biología sintética

La biología sintética, rama de la bioingeniería, es la biología asistida por computadoras y guiada por principios mecánicos y matemáticos para diseñar y construir partes biológicas funcionales u organismos enteros que no existen en la naturaleza.

El término también se refiere al rediseño de organismos ya existentes y a la modificación de partes del ADN para “programar” comportamientos celulares. Se supone que esta disciplina logrará comportamientos predecibles de las partes y los organismos que diseña.

También desarrolla técnicas de “edición genética”, como la alteración de las endonucleasas, confiriéndole al código genético el estatus de borrador que se está corrigiendo para enviar a imprenta. Sin embargo, muchos genetistas e ingenieros en sistemas biológicos argumentan que la predictibilidad total del comportamiento biológico nunca será posible. (Carrasco, 2013).

Los organismos vivos dependen del contexto y de las influencias ambientales para funcionar, no son como las máquinas, que sin relación con el entorno, aseguran comportamientos repetitivos. Aunque no sea posible predecir el comportamiento de ningún organismo cual si fuera una pieza de maquinaria, las aplicaciones de biología sintética y la colocación en el mercado de productos finales se están llevando a cabo en diversos países sin regulación alguna.

En esta sección, textos sobre biología sintética, siempre desde una perspectiva crítica, de denuncia de la falta de transparencia en su desarrollo e inversiones. La biología sintética tiene enorme potencial para provocar desastres tecnológicos. Varios casos descritos en los documentos que aquí se comparten.

Biología sintética, biodiversidad y agricultores

La forma en que los ingredientes para los alimentos, los saborizantes, los cosméticos y las fragancias se producen en los mercados globales está cambiando radicalmente. El nuevo nombre del juego es “biosíntesis” —o también, biología sintética. Mediante la biosíntesis, las esencias o los compuestos clave de sabores y fragancias se producen artificialmente con organismos sintéticamente diseñados. Esta nueva revolución técnica tendrá efectos que van desde impactos ambientales a profundas afectaciones sociales y económicas a los sustentos, las industrias y los paisajes.